Los Baños del Carmen

Por un espacio público de todos y para todos

 

Playa y casetas vestuarios de Los Baños del Carmen (Pedregalejo).
Al fondo bosquecillo de eucaliptos y la montaña del Morlaco



Cuando era niño íbamos con mi madre a bañarnos a la playa de los Baños del Carmen.
Lo único que recuerdo es que había que pagar para entrar, y también y sobre todo el olor a eucalipto
y el de las patatas fritas que algún señor o chico vendía por la playa en cucuruchos y que estaban
o me sabían buenísimas (eran planas o algo alabeadas, alargadas, más o menos elípticas y muy consistentes).
Otros vendían avellanas o, más castizo, "arvellanas", es decir, cacahuetes;
pues en Málaga así los llaman o llamaban entonces.

 


Entrada de los Baños del Carmen, que todavía se conserva.
En una de las ventanillas se sacaban las entradas.
En primer plano la vía del tren La Cochinita.

 


La entrada al Balneario del Carmen (Pedregalejo) actualmente.
Aunque no se ve bien en la imagen, la ventana de la derecha (ver foto superior)
se encuentra cegada (Foto: JRT, 2011)

 

Azulejos originales, con el nombre del balneario, situados
en la fachada de la entrada, entre la puerta de la derecha y la ventana
(Foto: JRT, 2011)

 

-------

A la izquierda, puerta del balneario, vista desde el interior, tal como se conserva hoy día. A la derecha,
playa y pequeña oficina aneja a dicha puerta, donde se dispensaban las entradas
(Fotos: JRT, 2011)

 

Ticket de entrada a Los Baños del Carmen

 


Bosquecillo de eucaliptos utilizado como aparcamiento de vehículos situado extramuros del balneario.
En primer plano la vía del tren suburbano apodado La Cochinita (ver en esta misma sección).
La foto, como delatan los automóviles, es del año catapún.

Desde los años 60 y al menos hasta finales de la década de los 80 las dependencias de los Baños del Carmen
pasaron a formar parte de un camping, cuyo mayor reclamo era su situación, pues estaba ubicado en un área tranquila,
como era Pedregalejo, barrio constituido entonces, básicamente, por antiguas villas, algún palacete, casas matas y chalets,
y, en la línea de costa, humildes casas encaladas de pescadores, que llamábamos marengos


Además, si no mal recuerdo, era el único camping de la capital, a tan sólo 5 km del centro de la ciudad,
con el que estaba bien comunicado. Las otras características del camping eran, a mi juicio, poco atractivas,
porque las playas colindantes eran pequeñas y, por lo general, pedregosas; las instalaciones de servicios muy modestas,
y el suelo de la zona de acampada, igualmente bosquecillo de eucaliptos, muy duro, por lo que
se sudaba la gota gorda para clavar los clavos de anclaje de las tiendas de campaña.

Sin embargo, en los 80, la cosa cambió en cuanto a tranquilidad, ya que se abrieron numerosos chiringuitos
en la playa y bares de diversa índole por todo el barrio,
que se convirtió en la zona de marcha de Málaga,
lo que para la gente joven no dejaba de ser un aliciente. Paralelamente la fisonomía del barrio empezó
a experimentar una transformación arquitectónica notable, generalizándose la construcción en altura y
la edificación de bloques de cuatro, cinco o más plantas donde antes había villas, casas matas, etc.,
Como consecuencia se produjo una cierta masificación del barrio
y una pérdida de sus señas de identidad.

 

 

Imagen muy antigua de lo que era el restaurante de verano de los Baños del Carmen.

 

 

Pista de tenis de los Baños del Carmen (la foto pudiera ser de los años 30 del S.XX).
Mucho más tarde, en los años 60, se construirían en el mismo lugar dos canchas con pavimento de cemento
y unos vestuarios al fondo. Las citadas pistas, de cuyo piso ciertamente abrasivo doy fe,
existen todavía (2011). Recuerdo que el encargado de su mantenimiento y gestión
se llamaba Andrés, el cual, además, impartía clases de tenis.

 

 

Postal de los años 60, con vista panorámica desde el oeste del barrio de Pedregalejo,
apreciándose en primer plano la playa de poniente de Los Baños del Carmen, así como
la carretera a Almería, y entre ambas la vía del tren La Cochinilla,
que divide en dos el bosquecillo de eucaliptos

 


Los Baños del Carmen, probablemente en los años 60

 


Los Baños del Carmen en tiempos recientes
Vista del bar-restaurante y terraza

 

 

Los Baños del Carmen actualmente. Vista del bar-restaurante.
A la izquierda, terraza, y a la derecha, lo que queda de la galería
(Foto: JRT, 2011)

 

------------

 

Detalles del estado actual de la galería, del tejadillo a cuatro aguas cubierto por tejas esmaltadas y de su pavimento
(Fotos: JRT, 2011)

 

Los Baños del Carmen actualmente. Entorno del bar-restaurante,
flanco Norte (Fotos: JRT, 2011)

 




Los Baños del Carmen (vista desde el Sur) tal como eran
antes de su inexplicable y tal vez interesado abandono

 

Los Baños del Carmen (Pedregalejo, Málaga). Otra foto de la zona de restauración,
en este caso tomada desde el Norte

 


Vista desde el NE de los alrededores del restaurante de Los Baños del Carmen
en un momento de esplendor. En la mitad izquierda de la imagen, a media altura, se aprecia
la estructura recogida parcialmente en la foto inferior


 

Área de descanso cuadrangular, cercana al restaurante del balneario,
con fuente de planta estrellada en el centro y asientos corridos en ángulo recto en cada esquina,
fabricados con ladrillo y mortero, y cuyas superficies están recubiertas y adornadas
en casi toda su totalidad por mosaicos cerámicos de diseños geométricos
reflejo de la herencia cultural árabe; al igual que la solería,
realizada con incrustaciones de cantos rodados;
muy del gusto de aquella época
en los espacios ajardinados

 


El mismo lugar tal como lamentable y milagrosamente se conseva hoy día;
y abajo, detalle del banco corrido (Fotos: JRT, 2011)


 


Capítulo siguiente

 


PEDREGALEJO
VOLVER
COSAS DE MALAGA



De Vez en Cuento

d e v e z e n c u e n t o . w e b s . c o m

Cosas de Málaga